Un año después de la legalización del cannabis en Canadá

Un año después de la legalización del cannabis en Canadá

Un año después de la legalización del cannabis en Canadá los consumidores tienen sentimientos muy encontrados

Una mezcla de orgullo y frustración es lo que los consumidores sienten un año después de la legalización del cannabis en Canadá ya que la realidad es que la marihuana legal es cara y muchas personas continúan recurriendo al mercado negro.

Aunque muchos canadienses están orgullosos de que Canadá haya legalizado la marihuana, muchos todavía compran cannabis en el mercado negro porque los impuestos y otros problemas implican que la marihuana de calidad puede costar casi el doble de lo que costaba antes de la legalización. Gran parte de la venta de cannabis a lo largo de los años ha sido controlada por grupos ilegales, como los Ángeles de Infierno, y el objetivo de la legalización era reemplazar esa criminalidad por un mercado seguro y regulado.

Sin embargo, las ventas legales un año después de la legalización del cannabis han totalizado tan solo mil millones de dólares, una cantidad ridícula si se compara con los más de 5 mil millones de dólares que ha movido el mercado negro.

El propietario de una tienda de marihuana de Vancouver decía que un buen amigo le dijo que aunque eran buenos amigos, no se podía permitir comprarle el cannabis porque los precios eran más altos que en el mercado ilegal. De hecho, los vendedores ilegales están contentos con la legalización ya que apenas les ha afectado.

Fumar marihuana en el aeropuerto de Vancouver ya es posible

Canadá no ha visto signos de un aumento del consumo entre los menores de edad un año después de la legalización. Otros países, como México, ven en Canadá un modelo legal a imitar a la hora de escribir sus propias leyes del cannabis. Lo cierto es que los funcionarios prometieron que la legalización sería un proceso, no un evento, y no se equivocaron. Un año después de la legalización del cannabis abundan los problemas, desde lo que muchos consideran requisitos de embalaje excesivos y calidad desigual hasta los problemas de abastecimiento debidos al lento ritmo de concesión de licencias de tiendas y productores en todo el país.

Canadá permitió a las provincias regular de forma autónoma sus propias leyes dentro de un marco federal, lo que incluye hasta la edad mínima para comprar cannabis legalmente y decidir si distribuir a través de puntos de venta estatales o privados. Pero no todas las provincias lo han hecho bien. En la actualidad hay más de 560 tiendas con licencia en Canadá, pero más de la mitad se encuentra en Alberta, la cuarta provincia más grande.

Ontario y Quebec representan dos tercios de la población de Canadá. Pero tan solo tienen 45 tiendas entre las dos provincias. El propietario de una tienda de marihuana de Newfoundland, la provincia más oriental de Canadá, dice que aunque ha llegado a los 1.5 millones de dólares en ventas un año después de la legalización del cannabis, la realidad es que no está ganando dinero porque las leyes le limitan a solo una comisión del 8%.

Por otra parte, las ventas a través de internet, pensadas para que las comunidades remotas puedan acceder al mercado aunque no tengan cerca una tienda con licencia, han sido decepcionantes, en parte porque los consumidores son reacios a pagar con una tarjeta de crédito por una transacción que puede llamar la atención.

Pero en ninguna provincia los problemas de la legalización están siendo tan serios como en la Columbia Británica, que desde hace muchos años ha tenido una importante cultura del cannabis desde que los desertores del ejército de los Estados Unidos se establecieron allí durante la guerra de Vietnán. Aquellos militares cultivaron la famosa variedad de marihuana conocida como “B.C. Bud”, marihuana de gran calidad, muy apreciada por los consumidores. En Vancouver, que tiene 2,2 millones de residentes y es la tercera ciudad más grande de Canadá, hubo un consenso tácito a favor de la marihuana incluso antes de la legalización. Aunque la venta de marihuana medicinal en la tienda no era legal antes de la legalización, alrededor de 100 dispensarios operaban en la ciudad. Las autoridades han visitado 165 dispensarios ilegales en el último año y les han advertido de que obtuvieran la licencia o cerraran. Pero aunque el gobierno ha ordenado algunas redadas policiales, no ha querido cerrarlos antes de que abran más tiendas con licencia.

Pero la concesión de licencias ha sido muy lenta, gracias a un cambio en el poder del gobierno provincial y en las ciudades que tardan en aprobar la zonificación y otros requisitos, en parte porque la provincia no tiene un acuerdo de distribución de ingresos fiscales con las jurisdicciones locales. Los problemas regulatorios también han dificultado la licencia de muchos pequeños productores de B.C.

La realidad es que la mayoría de la producción de marihuana está en manos de grandes corporaciones que producen toneladas de cannabis en invernaderos. Los reguladores calcularon tener 250 tiendas legales operando en Columbia Británica para estas fechas, un año después de la legalización del cannabis. Sin embargo, solo tienen 80 tiendas privadas y 7 tiendas administradas por el gobierno. Hasta julio, las ventas legales en B.C. alcanzaron unos 25 millones de dólares. Sin embargo, Alberta, que tiene una población más pequeña, superó los 145 millones. Según Susan Chappelle, de la Asociación Independiente de Cannabis de la Columbia Británica, casi todos los residentes siguen recurriendo a amigos y cultivos caseros.

El mercado legal tiene admiradores. Muchos residentes de Vancouver que antes cultivaban sus propias plantas de marihuana, prefieren poder entrar en una tienda legal y salir con unos gramos de su cannabis favorito. “No te sientes como un criminal”, dice un consumidor de Vancouver. Hay personas en Canadá que no pueden viajar a los Estados Unidos porque hace 20 años los arrestaron con un porro. Pero algunos que quieren entrar en el negocio legal todavía están esperando. Ante la legalización inminente el año pasado, Chris Clay cerró su tienda de marihuana sin licencia en la isla de Vancouver pensando que sería cuestión de pocos meses obtener una licencia y volver a abrir. Pero un año después, Chris sigue esperando. Sus trabajadores quedaron desempleados y finalmente encontraron trabajo en otros lugares. Chris casi no pudo evitar la bancarrota, y aunque los funcionarios locales finalmente comenzaron a manejar las solicitudes de licencia, probablemente pasarán otros tres o seis meses antes de que vuelva a abrir su negocio.

Chris asegura que es muy frustrante y que los turistas han estado conduciendo por la isla todo el verano buscando una tienda de cannabis. Algunos consumidores entienden la situación ya que creen que Canadá es un modelo a seguir para otros países que quieren legalizar la marihuana y que si algo sale mal en Canadá, la legalización del cannabis en todo el mundo puede peligrar.

comprar semillas de marihuana