El problema de los falsos positivos de THC

El problema de los falsos positivos de THC

Los falsos positivos de THC son demasiado frecuentes y las consecuencias pueden ser devastadoras para miles de personas

Miles de personas han perdido el trabajo, la licencia de conducir e incluso la custodia de los hijos como consecuencia de los falsos positivos de THC detectados por dispositivos disfuncionales que no están calibrados para detectar con precisión el consumo de THC. De hecho, miles de consumidores de CBD han sido víctimas de este sistema. Este es el caso de Mark Pennington, a quien en junio de 2018 su ex novia intentó quitar la custodia del hijo de 2 años que tuvieron.

Su ex pareja había tomado un folículo piloso del niño y lo había enviado a analizar en un laboratorio. Una prueba de drogas dio positiva a THC, el cannabinoide psicoactivo del cannabis. No había duda de que el niño había estado expuesto a este compuesto de la marihuana mientras estaba con el señor Pennington. Los servicios sociales le comunicaron que desde ese momento se le permitiría ver al niño solo una vez por semana y bajo supervisión.

El Sr. Pennington se quedó tan apenado como sorprendido porque sabía que era imposible ya que ni él consumía THC, y por supuesto el niño de 2 años tampoco. Pero el Sr. Pennington sí había estado dando al niño miel infundida con CBD, el cannabinoide sin efectos psicoactivos de la marihuana. El THC es ilegal a nivel federal, como lo era toda la planta del cannabis hasta que en el pasado mes de diciembre la Farm Bill legalizó el cáñamo, el cannabis que contiene menos del 0.3 por ciento de THC, y el CBD fue legalizado. Sin duda esta ley fue un gran éxito de la administración del Presidente Trump.

El Sr Pennington, que vive en Colorado, donde el cultivo de cáñamo para la extracción de CBD ha sido legal desde 2014, había estado trabajando para la empresa Hemp Honey, que se dedica a la venta de miel cruda con infusión de CBD. Pennington estaba desesperado pensando que podía perder la custodia de su hijo. Su instinto le decía que tenía que haber alguna relación entre la miel con CBD y la prueba que había dado positivo al THC. Pero habló con Frank Conrad, el director de tecnología de Colorado Green Lab, una consultoría científica de la industria del cannabis.

Dawamesk, el hachís medicinal

La importancia de los nutrientes PK en el cultivo de cannabis

El Sr. Conrad le mostró un estudio poco conocido que había publicado el Journal of Analytical Toxicology en 2012 y que mostraba que un método forense común de prueba de drogas podría confundir con mucha facilidad la presencia de CBD con THC. Conrad le dijo que era muy posible que el laboratorio de pruebas de drogas se hubiera equivocado y que la miel con CBD que el Sr. Pennington le había dado a su hijo hubiera causado el positivo de THC.

Dos químicos independientes revisaron el estudio y confirmaron la validez de los posibles falsos positivos de THC. El Sr. Pennington ganó la custodia compartida y ahora quiere demandar al laboratorio que realizó la prueba de drogas para concienciar sobre el método de prueba problemático que podría arruinar la vida de miles de estadounidenses que consumen CBD.

Conrad, quien ha trabajado en numerosos casos de falsos positivos de THC dice que no puede imaginar a cuantas personas puede afectar este asunto. En un caso que el Sr. Conrad consultó, una pareja que vivía en Florida fue acusada de posesión de marihuana después de que un caramelo con CBD dio positivo por THC. Otro cliente de Conrad fue arrestado por violar su libertad condicional después de dar positivo por THC mientras que él aseguraba que solo había consumido CBD. Pero lo cierto es que en cada caso judicial en el que el Sr. Conrad ha explicado el problema con este método específico de prueba de drogas, los fiscales han retirado los cargos.

Bruce Houlihan, director del laboratorio criminalista del condado de Orange, en California, y presidente del comité emergente de drogas y opiáceos del Laboratorio de la Sociedad Americana del Crimen, también comparte la misma preocupación de Conrad cuando asegura que si algún laboratorio está utilizando este método, deberá ser muy prudente. Además, actualmente no se puede saber cuántos laboratorios de análisis de drogas podrían confundir accidentalmente CBD con THC, porque los laboratorios forenses deciden su metodología internamente.

Es imposible saber a cuántas han afectado los falsos positivos de THC, saber cuántas personas han perdido su trabajo o la custodia de sus hijos porque los datos de las pruebas de drogas son privados. Y los datos públicos pueden ser complicados de estudiar. En muchas ciudades las estadísticas oficiales sobre “conducir drogado” no hacen diferencia entre los conductores que dan positivo por THC y los que dan positivo por otras drogas. Pero un test de drogas que identifica al CBD como THC puede arruinar injustamente la vida de miles de americanos. En los estados que han legalizado el cannabis es legal que los empleadores, los servicios de protección infantil, las autoridades de vivienda pública y otras entidades puedan exigir pruebas de THC. Para complicar todavía más el asunto de los falsos positivos de THC, una encuesta realizada a principios de este año por una importante entidad ha concluido que el 7 por ciento de los adultos estadounidenses, que son un total de 17 millones de personas, consumen CBD.

El método de prueba de drogas cuestionado por dar falsos positivos de THC utiliza un dispositivo de análisis químico llamado máquina de espectrometría de masas por cromatografía de gases, o GC-MS. La mayoría de estos dispositivos necesitan que el laboratorio de análisis de drogas añada un químico a una muestra para identificar trazas de compuestos ilegales mediante un proceso que se conoce como “derivatización”. Los laboratorios pueden realizar derivatizaciones utilizando diferentes agentes químicos, pero uno de los más utilizados se llama anhídrido trifluoroacético o TFAA. Según el artículo publicado en el Journal of Analytical Toxicology de 2012 que Conrad enseñó al Sr Pennington , cuando el TFAA se usaba en una máquina GC-MS no podía diferenciar entre CBD y THC. Si a una persona que usara solo CBD se le hiciera una prueba de drogas que empleara este dispositivo, los resultados darían falsos positivos de THC.

Muchos laboratorios han cambiado el análisis de GC-MS por una técnica más precisa que se conoce como cromatografía líquida de alto rendimiento. Pero desafortunadamente, muchos laboratorios siguen utilizando GC-MS y muchos pueden estar usando TFAA. La mayoría de los laboratorios que utilizan la GC-MS, tiene que derivatizar y el TFAA es un agente derivatizante muy habitual.

Barry Sample, director de ciencia y tecnología del laboratorio Quest Diagnostics, que es el mayor proveedor de pruebas de drogas en los Estados Unidos, dijo que conocía el problema descrito en el artículo publicado en 2012 en el Journal of Analytical Toxicology y que Conrad había enseñado al Sr Pennington. Pero Barry Sample aseguró que Quest Diagnostics no utilizó esa metodología en el caso de Pennington. Sample dijo que habían utilizado un procedimiento analítico diferente. Sin embargo, una mujer que fue despedida de su trabajo por dar positivo en THC después de una prueba de drogas en orina analizada por Quest Diagnostics y que desea permanecer en el anonimato, asegura que un producto de CBD le hizo dar positivo por THC. Esta mujer había estado tomando el producto de CBD durante algunas semanas cuando fue a una prueba de drogas programada en la empresa en la que trabajaba. Parece que estamos ante otros caso de falsos positivos de THC.

Los productos de CBD que se venden a través de canales que no disponen de licencia estatal no están regulados. Obviamente, los vendedores de estos productos aseguran que están vendiendo CBD. Pero en realidad no es así o en algunos casos pueden contener más del límite legal de THC, según las pruebas realizadas por la Administración de Drogas y Alimentos. Esto puede ser la causa de que ciertos consumidores de CBD den positivo por THC, lo cual complica aún más el problema de los falsos positivos de THC.

Barry Sample dijo que este era probablemente el problema con el producto de CBD que la mujer que ha sido despedida del trabajo tuvo y por el que Quest Diagnostics había detectado THC. Pero esta mujer asegura que el producto de CBD que compró no tenía THC y que lo había comprado en un conocido y prestigioso dispensario.

Los falsos positivos de THC en las pruebas de drogas son uno de los muchos problemas que van surgiendo a medida que las autoridades policiales hacen lo que pueden para ponerse al día con las cambiantes leyes de la moderna industria del cannabis. Un ejemplo de esto es el hecho de que no exista una prueba o umbral exacto para medir los efectos psicoactivos del cannabis. Las mejores pruebas que hay en estos momentos tan solo pueden demostrar si una persona ha consumido cannabis en los últimos días. Esto hace que sea casi imposible determinar si una persona conduce mientras está bajo la influencia del THC.

En enero, un policía de Idaho confiscó 7000 libras de cannabis de un camión, creyendo que era marihuana. Pero la empresa propietaria de la carga insistió en que las plantas eran cáñamo legal, rico en CBD pero no en THC. La compañía ha demandado a la Policía Estatal de Idaho, y el estado ha tenido que gastar 250000 dólares en nuevos dispositivos para determinar cuánto THC contenía las plantas. Mientras tanto, las plantas siguen en cuarentena esperando a que el caso sea juzgado en los tribunales.

El asunto de los falsos positivos de THC afecta a miles de personas en el ejército, a las personas que podrían perder sus trabajos, a las personas que podrían perder la custodia de sus hijos y a las personas que podrían volver a la cárcel por haber quebrantado las condiciones de la libertad condicional por consumo de THC.

comprar semillas de marihuana